jueves, 11 de septiembre de 2014

Prevención del suicidio: un imperativo mundial


Este informe  ha sido  redactado por los principales expertos de prevención del suicidio que han aportado su experiencia colectiva para reflejar un cuadro global de suicidio y crear una hoja de ruta para su prevención.

 Pretende ser un recurso que  permita a los responsables políticos y otras partes interesadas priorizar la prevención  del suicidio como un problema de salud pública importante.A partir de ahí los países pueden desarrollar una  oportuna y eficaz respuesta nacional y  por lo tanto, evitar la carga de sufrimiento causado por suicidas e intentos de suicidio de los individuos, las familias, las comunidades y la sociedad en su  conjunto.

A pesar de que ha  aumentado la investigación y el conocimiento sobre el suicidio y su prevención, el tabú y el estigma que lo rodea  persiste y a menudo la gente no busca ayuda o se quedan solos o si la buscan muchos sistemas y servicios de salud no pueden proporcionar una oportuna y eficaz ayuda.

El informe anima a los países a que sigan trabajando en ello que lo prioricen en su agenda porque  los suicidios son prevenibles, con la oportuna intervención basada en la evidencia ya existen efectivos tratamientos y apoyos para impedir tanto  los suicidios como los intentos.

 La carga del suicidio no pesa únicamente sobre  el sector de la salud; tiene múltiples impactos en muchos sectores la educación, el empleo, el bienestar social, el poder judicial y en la sociedad en su conjunto. Por lo tanto, para iniciar el camino hacia la prevención del suicidio, los países deberían emplear un enfoque multisectorial que lo aborde de un de manera integral, que reúna a los diferentes sectores y grupos de interés más relevantes para cada contexto.

En el Plan deAcción de Salud Mental de la OMS 2013-2020, la OMS y los Estados miembros se han comprometido a trabajar en pro del objetivo global de reducir la tasa de suicidios en los países en 2020 .
El Programa de Acción Mundial en Salud Mental de la OMS, que fue lanzado en 2008, incluye el suicidio como una de las condiciones prioritarias y proporciona técnicas basadas en la evidencia y orientación para ampliar la prestación de servicios en los países.

 La estrategia debe adaptarse a la cultura de cada país, a su contexto social, estableciendo las mejores prácticas e intervenciones basadas en la evidencia con un enfoque integral.

Los servicios de salud deben incorporar la prevención del suicidio como un componente central..
Las comunidades deben de desempeñar un papel fundamental en la prevención del suicidio, proporcionando apoyo social a las personas vulnerables y participando en la atención de seguimiento, luchando contra el estigma y apoyando a los afectadas por el suicidio.



jueves, 4 de septiembre de 2014

Practicar el Mindfulness, puede mejorar nuestra salud




 Mindfulness, podría traducirse como «meditación de reducción del estrés basada en el estar atento» ,es una técnica, sencilla, breve, fácil de aprender y aplicar, que puede utilizarse tanto en formato grupal como individualmente, y que ha demostrado su eficacia en múltiples enfermedades y entornos y resulta especialmente aceptable en atención primaria.

Se entiende por  «estar atento» como tomar conciencia del momento presente con aceptación. Pero no siempre es así, a veces, uno puede tomar conciencia con aceptación del momento pasado, quedándose enganchado a una experiencia satisfactoria de nuestra vida, pero inutilizándole para vivir el momento presente. O uno puede estar atento al presente pero sin aceptación, deseando que se acabe rápido. Lo ideal es aprovechar atentamente ese momento presente que produce una sensación agradable y feliz
 
 El constructo «estar atento» puede ser medido mediante escalas o cuestionarios y se ha demostrado que un elevado nivel de atención se correlaciona con escasos niveles de ansiedad, depresión y somatización, elevada inteligencia emocional, así como baja hostilidad, impulsividad y vulnerabilidad a la aparición de enfermedades psiquiátricas

Son evidentes los beneficios que pueden obtenerse de esta práctica. Por ejemplo si se practica desde el entorno sanitario  el profesional de la salud, necesita el mindfulness para desarrollar la introspección, que consiste en poder darse cuenta de los pensamientos y sentimientos que puede producirle el paciente y de cómo su conducta se ve, a menudo, afectada por ellos.Existen estudios en profesionales sanitarios que confirman que las técnicas de meditación sirven para mejorar el afrontamiento ante el estrés y la empatía. Especialmente interesante es observar el hecho de que «estar atento» disminuye la tendencia a cargar con las emociones negativas de otros.
 Pero el mindfulness no sólo mejora el funcionamiento y la calidad de vida del profesional sanitario, sino que consigue mejorar el pronóstico de los enfermos en aspectos evaluados por el profesional (impresión clínica global) o por el propio paciente (ansiedad, somatización, ira/hostilidad, fobias y obsesividad)
Para el paciente, se ha demostrado que la eficacia del «estar atento» en afecciones como ansiedad generalizada depresión, suicidio, cáncer, adicciones, agresividad, dolor, artritis y fibromialgia porque  aprenden a gestionar sus capacidades de control sobre la salud desde la atención y consciencia plena, y a relacionarse  de forma empática con las personas, sin juzgarlas, desde la aceptación y la no exigencia.

Desde el entorno sanitario se puede aplicar en individuos sanos de la comunidad, atención primaria, consultas psiquiátricas especializadas, hospitalización psiquiátrica, hospital general, incluso instituciones penitenciarias y en colegios (Mindfulness en Pediatría: el proyecto “Creciendo con atención y consciencia plena”).

Su eficacia se mantiene años después de la intervención porque el individuo aprende habilidades que incorpora a su vida diaria. «Estar atento “es una alternativa terapéutica y preventiva, que requiere un compromiso activo del individuo de practicar con una frecuencia semanal.
El mindfulness es una herramienta clave para desarrollar la empatía y los aspectos más humanistas del profesional sanitario por lo que también podría ser recomendable que formara parte de la  formación de estos profesionales sanitarios.


lunes, 4 de agosto de 2014

El verano puede ser un buen momento para ......

¡Cuidarse!

 El verano es tiempo para desconectar del trabajo, relajarse y divertirse. También es una buena oportunidad  para cuidarse , mimarse,  corregir y modificar hábitos poco saludables  y adquirir buenos hábitos de salud.
La época estival invita al relax y también a los excesos, para evitarlos unos cuantos consejos:

 ¡La piel !
 Es fundamental utilizar siempre  protector solar. Recordar aplicarlo treinta minutos antes de la exposición solar y renovarlo cada dos horas. Evitar exponerse en horas de máxima irradiación solar, entre las 12.00 y las 16.00.  Es importante tomar el sol de forma progresiva y utilizar siempre sombreros, gorras y gafas de sol para protegerse de los rayos ultravioletas.

¡Comer saludable!
Desayuno nutritivo y completo a base de lácteos, cereales y frutas y sobre todo con calma.
Comer más verduras y pescado, cocinar a la plancha no abusando de los fritos, echando menos sal, unas buenas frutas y beber al menos 2 litros de agua, reducir los productos azucarados y helados que pueden ser sustituidos por frutas heladas.

¡Muevete!
Entre 30 y 60 minutos al día es lo recomendable para estar activos, pero en verano podemos hacer todavía más ,hay más tiempo para disfrutar del ejercicio al aire libre , andar , correr , montar en bici,  nadar,  jugar... y sobre todo en compañía de la familia y amigos. Elegir la práctica o el deporte que mejor se adapte a las circunstancias y gustos de cada uno.

¡Cuida el estrés!
Buen momento para practicar la  meditación, como forma de entrenamiento del cerebro, para reducir el estrés y mejorar la atención.Relajar el cuerpo, ejercicios de respiración e imágenes visuales, yoga. Cuando se combina todo esto, se producen más beneficios ya sean físicos o mentales. 

¡Y la siesta!
Costumbre mediterranea, un buen descanso  entre veinte y treinta minutos y dos horas  después de haber tomado el almuerzo. Está demostrado científicamente que una siesta de no más de 30 minutos  mejora la salud en general y la circulación sanguínea, previene el estrés y  mejora la memoria. 

Y buen verano .........

jueves, 17 de julio de 2014

Alfabetización en salud. De la información a la acción.

La alfabetización en salud es un tema que concierne a todos  los actores implicados en la salud y el bienestar de las personas, en primer lugar a los ciudadanos, que son los verdaderos protagonistas, en el sentido de que sobre ellos recaen las estrategias que los conducirán a la autonomía personal y la ganancia en salud y calidad de vida. Concierne también a los profesionales de muy diferentes disciplinas, pues engloba cuestiones que van desde la medicina clínica al marketing, el desarrollo de herramientas tecnológicas y educativas o los aspectos éticos y legales de la cuestión. Igualmente, los proveedores de servicios sanitarios, implicados en la mejora de la salud de los ciudadanos a través de acciones que también garanticen la sostenibilidad y continuidad de los cuidados. Por último,  las propias administraciones, que deben posibilitar los cambios que integren la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad , el autocuidado y el empoderamiento de los pacientes en las organizaciones, garantizando la accesibilidad y la equidad.
 La salud engloba y concierne a todas y cada una de nuestras actividades como ciudadanos. La alfabetización en salud, al igual que ocurre con la alfabetización en general, cuenta con intervenciones y estrategias formales desde las escuela, las organizaciones sanitarias y las administraciones, en cuanto a las campañas de concienciación y de salud pública. Pero no solamente es este su ámbito. Los medios de comunicación, las empresas, las asociaciones y los propios ciudadanos en su entorno familiar, social o laboral son capaces de generar conocimientos y habilidades en salud. 
Por esa necesidad de alfabetizarnos, de saber alfabetizar surge esta publicación Alfabetización en salud. De la información a la acción que aborda, desde diversos enfoques, disciplinas y sensibilidades, el complejo proceso de transformar la información y el conocimiento en decisiones prácticas, con resultados tangibles en cuanto a ganancias en salud. Se trata de la primera gran obra en español sobre la materia, donde 47 autores han participado  en la elaboración y revisión de 33 capítulos que, organizados en 7 secciones, abordan aspectos como la información, la comunicación, códigos, catalizadores y barreras,  ofreciendo una completa visión de la cuestión, que complementan con recursos e información práctica para el profesional o el ciudadano que quiere adentrarse en el tema.

miércoles, 9 de julio de 2014

Manual de educación para un consumo responsable

El proyecto “Jóvenes por el Cambio” (JXC) auspiciado por el Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas (UNEP) y UNESCO, articula desde 2001 una iniciativa internacional para promover estilos de vida sostenibles entre los jóvenes a través de la educación, el diálogo, la sensibilización y la creación de capacidades.

ECODES junto con la Universidad del Pacífico han editado el Manual Jóvenes por el cambio, realizando en Perú por primera vez la adaptación en español de los contenidos de la guía que se centran en los retos, oportunidades y buenas prácticas de consumo sostenible para mitigar el cambio climático. 

El objetivo es responder a las preguntas que puedan surgir en la vida diaria de jóvenes de edades comprendidas entre 15 y 24 años en relación al cambio climático y sus estilos de vida, e  identificar aquellas acciones que favorezcan  estilos de vida más sostenibles.

En cada capitulo de la guía se ofrece información, estudios de casos (algunos de ellos interactivos), consejos útiles en torno a temas relacionados con la juventud y su vida cotidiana como alimentos, bebidas, viajes y transporte, ocio y entretenimiento.

Esta guía aboga porque los jóvenes se conviertan en defensores y  agentes de cambio hacia modos de vida más sostenible en sus respectivas comunidades de todo el mundo.

martes, 1 de julio de 2014

Implicar a las personas y a las comunidades locales de manera efectiva y adecuada para mejorar su salud

De como mejorar la calidad de vida de las personas y ganar en salud implicando a la comunidad nos habla  la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud (en el marco del abordaje de la cronicidad en el SNS) elaborada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, junto con las CCAA y aprobada en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud el 18 de diciembre de 2013, propone el desarrollo progresivo de intervenciones dirigidas a prevenir las enfermedades, lesiones y la discapacidad y se caracteriza por su enfoque integral en su abordaje.

  Promover estilos de vida saludable es una tarea compleja, ya que estos comportamientos presentan diversos determinantes, además de las características personales, derivadas de  los patrones socioculturales o las condiciones estructurales y del entorno. Aunque la adopción de unos estilos de vida saludables es una decisión individual, el centrarse exclusivamente en este comportamiento resultaría ineficaz, y se debe trabajar en crear un entorno social y medioambiental adecuado donde estas opciones saludables sean fáciles de elegir (alimentación saludable, actividad física, consumo de riesgo de alcohol, consumo de tabaco, bienestar emocional y seguridad frente a las lesiones no intencionales). De ahí la importancia de incorporar en esta estrategia el enfoque de los entornos promotores de salud , entornos vitales de cada población (sanitario, educativo, comunitario). 

 En relación al entorno sanitario tiene un especial protagonismo en esta estrategia  la atención primaria, en la  que se desarrollan actividades de promoción de los estilos de vida saludable y prevención de la enfermedad de acuerdo a la cartera de servicios.

El desarrollo y enfoque de la intervención comunitaria es variable entre los diferentes centros de salud en cuanto a la integración y adaptación de las buenas intervenciones lo que, en ocasiones no ha permitido conseguir la finalidad ni efectividad de las mismas. Esta estrategia  pretende avanzar en la intervención integral en salud, afianzar  y reforzar las intervenciones en prevención primaria y promoción de la salud, con carácter universal y promover las intervenciones comunitarias.

Implicar a toda la sociedad en el desarrollo de esta Estrategia y tenemos herramientas para potenciar  un modelo ciudadano más participativo basadas por ejemplo en las recomendaciones PACAP, modelo de activos de salud, basados en la teoría salutogénica formulada por Antonovsky (teória del bienestar) que ofrece una visión positiva de cómo generar salud a partir de los recursos generados y coordinados en la comunidad. 

Preguntar a las comunidades desde el centro de salud qué es lo que tienen que ofrecer, y construir y desarrollar programas de salud  con y por la población local, apoyados por el trabajo pluridisciplinar de los equipos de atención primaria, elaborar un inventario (o mapa de activos) de los puntos fuertes y los talentos de las personas que constituyen una comunidad antes de realizar la intervención, ciertamente tendrán más probabilidades de tener exito y continuidad.