lunes, 13 de enero de 2014

Prevención de la violencia: la evidencia

Tras una breve pausa y un merecido descanso cruzamos la meta de un nuevo año y comenzamos  de  nuevo a editar en nuestro blog desde el SARES, con la intención de   proporcionar a los profesionales y agentes sociales implicados en la promoción de la salud una herramienta de información accesible y eficaz.


Como inicio presentamos esta publicación que  es un conjunto de siete orientaciones basadas en revisiones rigurosas de la bibliografía que analiza las pruebas científicas (también llamadas evidencia o datos probatorios) sobre la eficacia de las intervenciones dirigidas a prevenir la violencia interpersonal y la autoinfligida. 
Cada orientación se centra en una estrategia general de prevención de la violencia, y bajo esa perspectiva analiza los datos sobre la eficacia de las intervenciones específicas. 
Dirigidas a  promotores de salud,  encargados de diseñar y ejecutar los programas, educadores, familias, agentes sociales.
 Las estrategias de prevención de la violencia abarcadas en estas siete orientaciones son:
1) aumentar las relaciones sanas, estables y estimulantes entre los niños y sus padres o cuidadores;
 2) desarrollar habilidades para la vida en los niños y los adolescentes; 
3) reducir la disponibilidad y el consumo nocivo de alcohol; 
4) restringir el acceso a las armas de fuego, las armas blancas y los plaguicidas; 
5) fomentar la igualdad en materia de género para prevenir la violencia contra las mujeres; 
6) cambiar las normas sociales y culturales que propician la violencia;
7) establecer programas de identificación, atención y apoyo a las víctimas.
La base científica sobre las intervenciones para prevenir la violencia se puede consultar en: www.preventviolence.info



Ver documento

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada