miércoles, 19 de septiembre de 2012

Comer de tupper" sin establecer unas normas nutricionales básicas puede favorecer la obesidad infantil

Comer de 'tupper' sin establecer unas normas nutricionales básicas puede favorecer la obesidad infantil, según experto en Obesidad. En este sentido, se ha subrayado la obligación de los padres de transmitir valores y conocimiento a la hora de comer o preparar la tartera


Comer de 'tupper' sin establecer unas normas nutricionales básicas puede favorecer la obesidad infantil, según ha advertido el portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), Ruben Bravo. Dicho esto, ha subrayado la obligación de los padres de transmitir valores y conocimiento a la hora de comer o preparar el 'tupper'.
"Cuando se trata de menores, el concepto 'del pan de cada día' va mucho más allá; ya no se trata solo de satisfacer el hambre, sino una serie de necesidades nutricionales que contribuyen en el crecimiento y el desarrollo físico e intelectual", ha remarcado Bravo.
En su opinión, en el menú diario de un niño no tiene que faltar lo imprescindible: un 'puñado' de hidratos de carbono, tres 'puñados' de verdura y una proteína del tamaño de la palma de la mano. "La clave es hacer que no se aburran con el mismo plato e ir variando con las recetas, por ejemplo, ofrecer el pollo a la plancha, en trocitos en la ensalada, en una salsa que no engorde, como sopa o en croquetas", ha recomendado
"Los niños comen más por la vista y podemos explicarles que el hecho de que la verdura, por ejemplo, tenga más color, les indica que también tiene más propiedades", ha señalado.
En España, el 19 por ciento de los niños son obesos, según datos de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid; en este sentido, este experto ha lamentado que, durante la última década, se esté atendiendo más casos de obesidad infantil en consulta. Hábitos como comer habitualmente delante del televisor, consumir en exceso bebidas y refrescos azucarados, ingerir muchas golosinas y dulces o llevar una vida sedentaria, fomentan la obesidad. A ello puede sumarse que los escolares duerman menos de las 9 horas recomendadas o coman productos de mala calidad. 
 Madrid, 19 de septiembre 2012 (medicosypacientes.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada