martes, 1 de julio de 2014

Implicar a las personas y a las comunidades locales de manera efectiva y adecuada para mejorar su salud

De como mejorar la calidad de vida de las personas y ganar en salud implicando a la comunidad nos habla  la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud (en el marco del abordaje de la cronicidad en el SNS) elaborada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, junto con las CCAA y aprobada en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud el 18 de diciembre de 2013, propone el desarrollo progresivo de intervenciones dirigidas a prevenir las enfermedades, lesiones y la discapacidad y se caracteriza por su enfoque integral en su abordaje.

  Promover estilos de vida saludable es una tarea compleja, ya que estos comportamientos presentan diversos determinantes, además de las características personales, derivadas de  los patrones socioculturales o las condiciones estructurales y del entorno. Aunque la adopción de unos estilos de vida saludables es una decisión individual, el centrarse exclusivamente en este comportamiento resultaría ineficaz, y se debe trabajar en crear un entorno social y medioambiental adecuado donde estas opciones saludables sean fáciles de elegir (alimentación saludable, actividad física, consumo de riesgo de alcohol, consumo de tabaco, bienestar emocional y seguridad frente a las lesiones no intencionales). De ahí la importancia de incorporar en esta estrategia el enfoque de los entornos promotores de salud , entornos vitales de cada población (sanitario, educativo, comunitario). 

 En relación al entorno sanitario tiene un especial protagonismo en esta estrategia  la atención primaria, en la  que se desarrollan actividades de promoción de los estilos de vida saludable y prevención de la enfermedad de acuerdo a la cartera de servicios.

El desarrollo y enfoque de la intervención comunitaria es variable entre los diferentes centros de salud en cuanto a la integración y adaptación de las buenas intervenciones lo que, en ocasiones no ha permitido conseguir la finalidad ni efectividad de las mismas. Esta estrategia  pretende avanzar en la intervención integral en salud, afianzar  y reforzar las intervenciones en prevención primaria y promoción de la salud, con carácter universal y promover las intervenciones comunitarias.

Implicar a toda la sociedad en el desarrollo de esta Estrategia y tenemos herramientas para potenciar  un modelo ciudadano más participativo basadas por ejemplo en las recomendaciones PACAP, modelo de activos de salud, basados en la teoría salutogénica formulada por Antonovsky (teória del bienestar) que ofrece una visión positiva de cómo generar salud a partir de los recursos generados y coordinados en la comunidad. 

Preguntar a las comunidades desde el centro de salud qué es lo que tienen que ofrecer, y construir y desarrollar programas de salud  con y por la población local, apoyados por el trabajo pluridisciplinar de los equipos de atención primaria, elaborar un inventario (o mapa de activos) de los puntos fuertes y los talentos de las personas que constituyen una comunidad antes de realizar la intervención, ciertamente tendrán más probabilidades de tener exito y continuidad. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada